Diseño de Cocinas: El triángulo de trabajo

Diseñar una cocina no es trabajo muy sencillo como muchas veces se piensa, pero tampoco es algo realmente complicado como para no poder realizar. Se tiene que elegir el mobiliario, los colores, los electrodomésticos y complementos decorativos son parte fundamental del diseño de una cocina, pero por supuesto que no podemos dejar de lado la distribución de los elementos dentro de la cocina.

Dentro de la cocina se tiene que realizar una distribución de tal modo que se pueda formar el triángulo de trabajo. Cuando se realizar una buena distribución, es decir, se define bien el triángulo de trabajo, la cocina será un espacio más funcional y cómodo en donde se pueda realizar diferentes actividades usuales en este espacio de la mejor forma posible, como la preparación de alimentos.

El triángulo de trabajo

El triángulo de trabajo consiste en la conexión visual que mantienen las principales zonas o puntos de trabajo dentro de la cocina, puntos que se complementan entre sí para facilitar las diferentes actividades. Son tres las zonas que formar el triángulo de trabajo, zonas como:

  • Zona de almacenamiento. Frigorífico
  • Zona de preparación y limpieza. Fregadero
  • Zona de cocción. Vitrocerámica

Si se realiza un trazo de líneas entre cada zona se obtiene un triángulo cuyos vértices serán las zonas anteriormente delimitadas, en donde se la persona se cocina se sitúa dentro de dicho triángulo. Hay diferentes formas de distribución para formar el triángulo de trabajo.

Formas de distribución

Dentro de las formas de distribución más habituales en la cocina para formar el triángulo de trabajo se tiene las siguientes.

Cocina en L: las cocinas distribuidas en forma de “L” es una de las opciones si se desea sacar el máximo provecho de una de las esquinas de la cocina, dejando la posibilidad de hacer uso de una pequeña isla i mesa que puede ser para el trabajo como también se lo utilice como desayunador. No es una buena opción si normalmente de la preparación de alimentos se encargan dos o más personas, ya que se estorbarán entre sí.

Cocina en forma de U: se trata de una opción muy recomendada por diferentes especialistas en el diseño de cocinas, cuando de términos de ergonomía de trata. La distribución de la cocina en forma de “U” permite sacar mejor provecho al espacio y además de brindarnos diferentes opciones de almacenaje, permitiendo tener todo al alcance de la mano. En este tipo de distribución se tiene que cuidar un detalle, es que no se tiene que hacer que uno de los lados del triángulo de trabajo mayores de lo recomendado, error bastante habitual con esta configuración.

Cocina en paralelo: es recomendable para el diseño de cocinas pequeñas, ya que permite aprovechar y optimizar el espacio. Se le conoce como una distribución idónea para todo tipo de cocina, que permite colocar la zona de almacenamiento y la de trabajo una enfrente de la otra para que el trabajo sea más sencillo.



Deja un Comentario

Leer más
Decoración Rústica en la Cocina

La decoración de estilo rustico es muy especial por lo que con este estilo se puede lograr tener un espacio...

Cerrar